Cómo cocinar en acero inoxidable sin que se te pegue la comida

Sara Espinosa
Sara Espinosa | Líder en Ecovidasolar
23/03/2021 | Actualizado: 30/03/2021 23/03/2021
5 | 1 1 valoraciones
402
Cómo cocinar en acero inoxidable sin que se te pegue la comida
Compartir:

A menudo, recibo emails con dudas sobre cómo cocinar con acero inoxidable.

Muchos de vosotros compráis utensilios de este material porque son más saludables.

Sin embargo, cuando llega el momento de ponerse manos a la obra, algunos se desmotivan al ver que se les pega la comida.

Paciencia.

Es normal que ocurra si estás habituado a las superficies antiadherentes o no eres muy cocinillas.

Con los pasos para cocinar en acero inoxidable que te voy a contar en un momento verás que es coser y cantar.

¡Vamos al lío!

Cocinar con acero inoxidable: ¿se puede evitar que se pegue la comida? 

Cuando en casa nos pasamos al acero inoxidable, al principio no éramos conscientes de que aquello suponía desaprender a cocinar, pues muchos platos se nos pegaban a la sartén.

La primera vez que quise hacer una tortilla de patatas, no había forma de cuajar el huevo porque se me quedaba totalmente adherido.

Con el tiempo, le cogí el tranquillo y ahora estoy encantada con mi menaje ecológico de acero inoxidable.

Tortilla de patatas hecha en sartén de acero inoxidable

La cosa va más allá de las sartenes. También contamos con parrillas, woks y tapaderas sin teflón, que valen para todo tipo de cocinas (inducción, vitrocerámica, gas y cerámica de vidrio).

Sea cual sea el utensilio de acero inoxidable que utilices, no desesperes si tu plato estrella no te sale a la primera.

Te acabarás acostumbrando a este material.

Piensa que nuestras abuelas no cocinaban con sartenes antiadherentes y el sabor de sus recetas sigue grabado a fuego en nuestros paladares.

Aprender a cocinar en acero solo requiere un poco de maña.

Así que presta atención, porque te voy a contar las ventajas del acero por las que me parece el material más saludable para cocinar, y también unos trucos estupendos para evitar que se te pegue la comida.

Sigamos.

Las ventajas más top del acero inoxidable 

Como ya te conté hace tiempo, lo que más me gusta del acero inoxidable es que no transfiere información a los alimentos.

Esto se debe a que no lleva recubrimientos antiadherentes (ni PTFE, ni teflón o el ya prohibido PFOA), que pueden suponer un riesgo cuando se desgastan y dejan los ingredientes en contacto directo con materiales como el aluminio, actuando como disruptor endocrino.

En Ecovidasolar nuestras sartenes son seguras, asequibles y están libres de níquel, ya que somos conscientes de que el 15 % de la población es alérgica a este componente.

Por otra parte, al no transferir información, el acero inoxidable mantiene intacto y no altera el sabor natural de los alimentos que cocinas en él. Además, es muy ligero, y absorbe el calor a gran velocidad.

No es de extrañar que sea uno de los materiales favoritos de los chefs más importantes. ? Cara Guiñando El Ojo Emoji

Por lo tanto, lo más importante para que no se te pegue nada es controlar la temperatura.

El acero inoxidable:

✔️ Mantiene intacto el sabor natural de los alimentos.

✔️ No migra información a la comida.

✔️ Es ligero.

✔️ Absorbe muy bien el calor.

¿Qué más se puede pedir?

Cómo cocinar en acero sin que se te pegue la comida

Aunque al principio se nos pegue la comida por falta de costumbre, cocinar en una sartén de acero inoxidable sin níquel no es complicado.

Solo hay que pillarle el punto.

Aquí te dejo unas recomendaciones top (como siempre, fruto de nuestra experiencia).

Verás lo bien que te manejas ahora.

#1 La prueba del agua en acero

Para mí, la clave del éxito con las sartenes de acero reside en controlar la temperatura y seguir los pasos en el orden adecuado:

  • Primero, vigilar que la sartén está bien calentita (ahora te cuento).
  • Después, se añade el aceite o grasa vegetal y se menea bien para distribuirlo por toda la superficie.
  • Por último, agregamos los ingredientes.

¿Cómo sabemos si la sartén está a la temperatura adecuada?

Te aconsejo poner la sartén a temperatura máxima para que se caliente (en función de la cocina, puede tardar de 2 a 4 minutos).

Para hacerte una idea, acerca la mano a un palmo de la sartén (siempre sin tocar) y haz la prueba del agua cuando no aguantes el calor.

La prueba del agua es lo más sencillo del mundo.

Te mojas los dedos con un poco de agua y salpicas sobre la sartén. Si se forman bolitas de agua que se evaporan rodando por la sartén. Las bolitas tardarán un rato antes de que se evaporen por completo y mientras estarán dando varias vueltas. Una vez desaparezcan la sartén está lista para que añadas el aceite.

El acero inoxidable se lleva genial con el calor. Por lo tanto, si echas el aceite o algún ingrediente cuando no está del todo caliente, los ingredientes se pegarán.

#2 Controlar la temperatura y el orden según la naturaleza del alimento

Al cocinar con acero inoxidable, lo hacemos como nuestras abuelas: tratando cada alimento de forma única según su jugosidad y contenido de agua.

Así:

  • Para las carnes a la plancha, me suele ir bien bajar la temperatura tras añadir la carne a la sartén.
  • Cuando preparo verduras, las incorporo en orden de dureza (empiezo por las que tardan más en hacerse).

Como hago verduras para un regimiento (ya sabes que me encanta el batch cooking), mi sartén favorita es la que tiene un asa divina, que me permite manipularla más fácilmente. Por supuesto, es de acero inoxidable libre de níquel y teflón.

No me olvido de recetas con huevo, como las tortillas de patata.

Para estos platos, yo misma preparo un antiadherente natural. Agudizando el ingenio, una siempre encuentra soluciones estupendas:

  1. Caliento la sartén y cuando está lista (prueba del agua), añado aceite o grasa vegetal.
  2. Le doy un buen meneo para que impregne toda la superficie y la retiro cuando empieza a humear.
  3. Cuando está completamente fría, le paso un papel de cocina para retirar el aceite sobrante.
  4. Ya se ha creado una especie de película antiadherente, así que cocino siguiendo los pasos desde el principio (caliento la sartén, hago la prueba del agua, añado el aceite, los ingredientes y le doy caña).

Dos consejillos más.

Remueve constantemente para que no se te pegue la comida. Puedes ayudarte de utensilios de silicona platino, que son antiadherentes, inocuos y no rayan la superficie.

Por último, nunca le quites ojo al fuego. Con el acero es especialmente importante porque absorbe el calor con mucha facilidad.

Dale caña a tu cocina 

El acero inoxidable es una alternativa saludable, duradera y más económica de lo que parece.

Espero que estos trucos te ayuden a cocinar en acero con éxito y sin que se te peguen los alimentos.

Ahora es tu turno para darle caña.

Con las indicaciones que hoy te dejamos en este artículo sabemos que conseguirás tener éxito con el acero inoxidable en tu cocina. Pronto compartiremos muchas más en el blog.

Estoy deseando ver tus progresos, así que menciónanos en redes sociales (@ecovidasolar) para que los veamos y visita nuestra selección de menaje de acero inoxidable sin níquel que tenemos dentro de Ecovidasolar.

1 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad
Enric
2021-08-20 10:50:39

Me acabo de comprar mi primera sartén de acero inox. Hace mucho tiempo que la queria, pero me echaba atrás el hecho de que se peguen los alimentos…Tras buscar mucha info, me he decidido, vosotros me habéis dado un último empujón! Era una de las cosas pendientes de mi cocina, ya deterrado el plàstico en su gran mayoria, sólo uso tupers de cristal, utensilios de madera y olla y ahora sarten de acero inox… Grácias!!

Respondiendo a Enric
Sara Espinosa
2021-09-04 11:16:33

Genial Enric, todo es acostumbrarse. Es la opción más sana para cocinar. A nuestros clientes les llega además unas recomendaciones para saber qué hacer en cada situación. Disfruta de cocinar en acero inoxidable. Un saludo fuerte desde Sevilla.