Cómo empezar con tu huerto urbano en casa de forma fácil, sencilla y ecosostenible

Sara Espinosa
Sara Espinosa | Líder en Ecovidasolar
20/10/2020 | Actualizado: 15/11/2021 20/10/2020
0 | 0 0 valoraciones
67
Cómo empezar con tu huerto urbano en casa de forma fácil, sencilla y ecosostenible
Compartir:

Me encanta mi huerto.

Quién me iba a decir a mí que aquellas macetitas con hierbas aromáticas de la época universitaria serían la primera puerta del hermoso huerto que tenemos en casa hoy.

Fede y yo empezamos el huerto urbano pasito a pasito en Jerez.

Llenamos el piso de macetas verdes, luego vinieron las jardineras y, cuando nos quisimos dar cuenta, rabanitos, remolachas, tomates, lechugas, berenjenas, calabacines y hasta árboles frutales entraron en nuestra vida para quedarse.

¿Tú también tienes ganas de ponerle más verde a tu vida?

¿Sueñas con un huerto urbano en tu casa pero nunca te animas a empezar porque se te hace bola encontrar lo que necesitas o qué cultivar?

Pues vengo a solucionarte la papeleta.

En este artículo te cuento todo lo que debes saber para comenzar con tu propio huerto en casa, sin importar que vivas en un piso más o menos pequeño o un caserón más o menos grande.

Lo único imprescindible son ganas y amor—bueno, y no vivir en un zulo sin ventanas, eso también—.

En la foto estoy en la huerta cosechando calabacines.

¡Apunta, apunta!

Cómo empezar un huerto urbano sin incógnitas y sin complicarte la vida

Cuando hablamos de iniciarnos en el mundo del huerto doméstico lo primero que se nos puede venir a la cabeza es: «¿dónde lo pongo? ¿Tendré suficiente espacio?»

Un poco después, la pregunta podría ser: «¿necesitará sol… o le irá mejor contar con sombra?»

Y ya, para terminar: «¿qué puedo cultivar si no tengo mucha idea de agricultura?»

Tranqui.

Todo tiene respuesta.

Vamos al lío.

Punto 1: la luz y el espacio de tu huerto casero

Como ya sabrás, la luz del sol es necesaria porque las plantas realizan su fotosíntesis con ella para «digerir» y asimilar los nutrientes.

Por eso, las ventanas son lo mínimo que necesitas: la luz que entra por ellas es fundamental para tus cultivos.

Si cuentas con un balcón, una terraza e incluso una azotea, tienes el bingo, porque cuentas con luz solar a una u otra hora del día.

«Entonces, Sara, ¿qué espacio necesito en realidad?»

La respuesta es simple: el sistema de cultivo que tengas.

  • Si vives en un espacio pequeño o muy pequeño, lo tuyo pueden ser los huertos verticales o las macetas colgantes.
  • Si tu espacio es mediano, o tienes un balcón o terracita en casa, te irán genial las macetas y las jardineras, flexibles y con mucha movilidad.
  • Y si tu espacio es grande, cuentas con una terraza amplia, un patio o incluso un jardín, tu huerto urbano puede llegar hasta una buena mesa de cultivo.

Nosotros empezamos con la idea de los huertos en macetas, y nos fue muy bien.

Nuestra mesa de cultivo con aromáticas: tomillo, menta, hierbabuena, romero y ruda.

Por eso, si tienes el espacio que te comento es la opción que más te recomiendo: fácil, flexible y económico.

Además, existen auténticas revoluciones en macetohuertos, como las macetas de tela Smartpots, que permiten a las raíces vivir mejor, sin apretarse dentro de ellas.

Desarrollo de las raíces de una acelga en una maceta de plástico tradicional
Desarollo de las raíces de una acelga en maceta de tela

Veamos ahora cómo elegir los recipientes y la tierra —o mejor dicho, sustrato de tu huerto urbano. 

Punto 2: el recipiente y el sustrato para tu huerto urbano

El tema del recipiente es fácil.

La única condición que «te pongo» por necesidad para el recipiente es que tenga 20-30 cm de profundidad.

¿Por qué?

Porque esta es la medida mínima que necesita una planta para que sus raíces se desarrollen sanas.

En casa liamos un pitote cada vez que hay que germinar semillas.
En la foto ves macetas biodegradables de turba que vienen genial para germinar semillas.

Puedes usar recipientes de turba para germinar, de madera, de cerámica —el típico macetero de patio—, de tela…

Tú eliges.

En función del tipo de cultivo que quieras plantar, necesitarás una capacidad u otra (te lo aclaro en un ratito).

Si tienes poco espacio, te dejo por aquí las macetas de tela smartpots que te contaba antes, y un bonito y práctico macetohuerto de madera.

«Sara, ¿y la tierra?»

Lo que solemos llamar «tierra» para el huerto urbano no es en realidad tierra, sino una mezcla especialmente creada para la germinación y la floración de tus cultivos con fibras vegetales, humus, perlita… 

Y se llama sustrato.

Nosotros lo tenemos natural y ecológico, adaptado a la experiencia que tengas, y según quieras o no un poco de fertilizante incluido en la mezcla.

Punto 3: el compost y el agua para el huerto en casa

Hace unos meses te contaba por qué el compost es el mejor abono para la tierra.

Y es que cuando hablamos de empezar con un huerto urbano, compostar en casa se convierte en un imprescindible —muy fácil— que te encantará descubrir. 

El compost alimenta a la tierra y la hace más fértil mejor que cualquier fertilizante artificial tradicional, porque el fermento que generan los microorganismos vivos mantiene vivo el propio ciclo de la naturaleza.

«Compostando tus residuos orgánicos obtienes abono natural gratuito en 90 días.»

Y si 90 días te parecen mucho tiempo, siempre puedes recurrir a compostar con el método Bokashi.

«Pero… ¿se puede compostar dentro de una casa o piso? ¿Eso no necesita mucho espacio, un jardín? Y… ¿no atrae bichos, Sara?»

Se puede compostar en un espacio pequeño, en una casa, y sin bichos.

Puedes crear tu propia compostera urbana, o hacerte con la que mejor te venga según el espacio que tengas, con o sin lombrices.

Soy muy pro-compost porque, además de ser lo más natural para los cultivos, es lo más sostenible y ecológico para el planeta que conozco.

«Vale. ¿Y qué pasa con el agua?»

Lo ideal para regar tu huerto urbano es que el agua sea de lluvia.

Pero si te resulta imposible acumular la suficiente, puedes usar la del grifo.

Lo más importante para el agua que le pongas a tu huerto urbano es que no tenga cloro.

Al menos, evita que tenga cloro.

En la agricultura sostenible saben de la importancia que tiene la calidad del agua. Suelen utilizar sistemas de filtraje.

Es una elemento de vital importancia para las plantas que gracias al agua van a poder descomponer y sintetizar los nutrientes del sustrato.

El cloro inhibe la vida; es un derivado de la lejía que desinfecta el agua y la potabiliza. Por eso, a las plantas no les favorece; porque mata bacterias y microorganismos vivos beneficiosos para ellas.

Asegúrate de eliminar el cloro; puedes hervirla, filtrarla o ponerla al aire unos días para que el cloro se evapore.

¡Y listo!

Qué cultivar en tu huerto urbano cuando no sabes por dónde empezar

Para empezar tu huerto urbano te recomiendo plantas aromáticas en macetas pequeñas, como hicimos nosotros: hierbabuena, albahaca, menta… son magníficas, huelen genial y podrás ir usándolas mientras crecen.

Espacio y luz de hierbas aromáticas: 0,5 litros de capacidad por planta, y de 4 a 5 horas de sol.

Luego, puedes pasar a cultivos de raíz y de hoja, como el rábano, la zanahoria o la cebolla; o la lechuga y la acelga, en jardineras o huerto vertical, por ejemplo.

Espacio y luz de verduras de raíz: 0,5 litros de capacidad y de 4 a 5 horas de sol, igual que las aromáticas.

Espacio y luz de verduras de hoja: 2 litros de capacidad por planta y de 4 a 5 horas de sol.

Y si tienes más espacio y ya te haces el cuerpo a cómo funciona un huerto, te animo a que te lances a por las hortalizas de fruto: tomates, pimientos, berenjenas, judías… que requieren aproximadamente unos 16 litros de capacidad por planta, y unas 6 horas diarias de sol.

Te dejo un supermanual para huerto ecológico para que te empapes bien del tema.

Y si buscas semillas ecológicas y no sabes dónde conseguirlas, aquí también tienes de todo.

Te toca

Con esto, termino por hoy… y te paso el relevo.

Empieza ya con tu huerto urbano y etiquétanos en Instagram (@ecovidasolar) cuando lo hagas; me encantará verlo, compartirlo y ayudarte con las dudas que tengas. ?

Te invitamos a entrar en nuestra newsletter semanal, donde comparto un montón de truquitos y regalos para una vida más ecosostenible

Aquí con una pala mientras despejo un espacio para colocar una maceta de tela grande para cultivar mis verduras de hoja.

También te puede interesar:

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad