El efecto Thungberg y cómo compenso mi huella de C02

Sara Espinosa
Sara Espinosa | Líder en Ecovidasolar
10/12/2019 | Actualizado: 10/12/2019 10/12/2019
0 | 0 0 valoraciones
39
El efecto Thungberg y cómo compenso mi huella de C02
Compartir:

Greta Thunberg ha llegado para quedarse.

Hace más de uno año desde que esta niña rubia se planta en el parlamento sueco denunciando la desidia política que gira entorno a la salud del planeta y de su futuro. Desde entonces, los #fridaysForFuture han sido tomados por jóvenes en diferentes capitales mundiales para hacer eco de los reclamos como efecto Thunberg. Y Greta es ya su imagen de protesta.

El calentamiento global y lo que dice la comunidad científica

Nos guste más o nos guste menos, Greta tiene en parte razón. Y no lo digo yo, lo dice la comunidad científica que coinciden al 99% en que hay signos evidentes de que existe un calentamiento global, que el planeta se encuentra en emergencia climática y que desde hace más de 250 años el ascenso de 1º C de temperatura ha desencadenado muchos problemas, tales como:

Pérdidas de especies

La Lista Roja de UICN informa que más de 28.000 especies están en peligro de extinción. Los desplazamientos de ecosistemas completos hacia los polos recorren cerca de 64 km cada 10 años provocando la desaparición de seres vivos que no pueden adaptarse tan rápido.

Aumento de emisiones de gases

De gases naturales como el C02, el gas metano procedente de la ganadería, gases que provocan lluvia ácida (los más peligrosos) y además el calentamiento de los polos está liberando gases atrapados de hace muchísimos años que quedaron atrapados en estratos de las capas de nieve de la Antártida. Y no sólo hay un aumento de dióxido de carbono, al menos este gas es natural. Existen otros gases que son más preocupantes, como el óxido de azufre y el óxido de nitrógeno, entre otros, son los que suben hacia arria y luego vuelven a la tierra generando lluvia ácida contaminante de todo. Pero si el CO2 está en desequilibrio, provoca un efecto dominó en el que todo lo demás en nuestro planeta lo esté también.

Deterioro de los océanos

Afectados por el aumento de C02, vertidos y contaminación de plásticos. Desfavorecidos por la acción humana, la pesca y la pérdida de hábitats. El 50% de los arrecifes de coral están dañados y podrían perderse por completo si continuamos así. Los océanos es otro gran pulmón para el planeta tierra, nos ayuda a equilibrar el nivel de C02.

Calidad de vida humana

Si nuestro planeta está intoxicado y colapsado es completamente normal que nuestra calidad de vida también vaya en la misma línea. El consumo de productos de un solo uso, el actual modelo económico basado en cosas hechas de plástico y petróleo, la comida envasada, el estado del agua que bebemos si no nos está afectando ya, tampoco podemos quejarnos cuando nos esté pasando.

Federico en la huerta preparando las cañas guía de los cultivos con Lucía este verano

¿Las Cumbres por el clima son una solución?

Cumbres, en plural. Han habido unas cuantas.

Desde la primera Cumbre por el Clima en Río en 1992 (llamada Cumbre por la Tierra) han habido muchas más. Hemos necesitado 21 reuniones por el clima para acordar bases para frenarlo. A este ritmo, las soluciones no llegan.

En mi opinión, falta compromiso para cumplir objetivos más allá del papel. Quiero decir que estas cumbres son importantes, es necesario que exista una Greta pero el Protocolo de Kioto nace en 1997 y la Cumbre por el Clima de París se dio cita en 2015. Pero muchos de los compromisos firmados quedaron sobre el papel. Se siguen celebrando cumbres sobre el clima y me parecen necesarias. Pero de nada sirve poner un plan de acción y estrategias completas sobre la mesa
si luego cada uno se marcha a su casa y continúa haciendo las cosas de la misma manera.

Algunas acciones que yo hago en mi día a día para combatir el cambio climático

Reducir la basura orgánica en 14 días

Consigo reducir mi basura orgánica entre un 40-60% en 2 semanas con una compostera doméstica. En cuanto la probé, la metimos en Ecovidasolar. Fue como un amor a primera vista, la vi en Alemania y me enamoré de ella.

Estas composteras las puedes usar tanto si vives en el campo como en el centro de una gran ciudad. Las composteras que te hablo en concreto son Bokashi Organko 2 que trabaja en la mitad de tiempo gracias a un diseño y funcionamiento que sigue el ritmo de vida tan moderno y rápido que tenemos. Ocupa poco espacio, es elegante, no produce olores con su tapa al vacío pero tiene una buena capacidad de 9,6 litros. Su hermana Bokashi Organko tiene 16 litros.

Compostera Bokashi Organko 2 puede estar en la cocina porque no da olores

Primero empecé con una compostera pequeña Bokashi. Mi caso posiblemente sea diferente al tuyo. En casa compostamos mucho y ya tengo 4 composteras: 1 Bokashi Organko 2, 2 Bokashi y otra compostera grande en el exterior. No hace falta tener tantas composteras, con una es suficiente para cumplir el objetivo de reducir la basura. En el campo hay muchos restos orgánicos aparte de los de la cocina y así aprovecho para compostar a la vez que recojo el campo.

Cultivo gran parte de mis alimentos

Nuestra familia cuenta con una zona de huerto. Creo que es el corazón que equilibra todo lo demás. No pienses que tuve huerta toda mi vida. Empecé cultivando en el piso de estudiantes en Jerez mis lechugas y pimientos en macetas. Me entusiasmé muchísimo y la terraza se llenó de verde, tanto que ya tenía para las cenas.

Federico con nuestra hija Lucía colocando las cañas en el huerto el pasado verano

Las mesas de cultivo, las macetas de tela y los maceto huertos llenaron de vida mi piso.

Puede ser que en tu caso no tengas ni terraza ni espacio. Vale. ¿Por qué no pruebas a cultivar tus aromáticas en pequeñas macetitas? Ese es un paso importante y para 4 macetitas en casa seguro que tienes espacio. Lo mejor viene en el sabor fresco de tus platos, no tendrán comparación.

Mesa de cultivo que tenemos disponible en Ecovidasolar y que tenemos en casa para cultivar lechugas

Y si te entusiasma tanto como a mi la idea de tener huerta trata de preguntar en tu ayuntamiento por huertos comunitarios o vecinales, ahora tenemos ventaja. Hace 10 años preguntabas y te miraban raro, todo estaba empezando. En mi ciudad, la Red de Huertos urbanos cuenta ya con 13 zonas extensas de huertas vecinales. Si no hay opción, quién mejor que tu para empezar esta bonita iniciativa en tu ciudad y animar a tus amigos y vecinos a cultivar. No se necesita demasiado para empezar, solamente ganas.

Consumo local y productos de temporada

Siempre he comprado frutas y verduras de los puestos del mercado de abastos de mi ciudad, son la mejor opción: siempre traen alimentos
de temporada
y suelen cultivar más sano. En mi huerta no puedo cultivar todo y muchas veces compro en el mercado fruta y verdura local. En muchas ocasiones, hablando con los tenderos me cuentan que ellos mismos tienen huerta, sus productos vienen huertas cercanas y similar.
Al menos, eso ocurre mucho aquí en Andalucía.

Haz preguntas, conversa y compara precios. He encontrado que la lista de compra de frutas, verduras y legumbres en un mercado es muchísimo más económica y de mejor calidad que la de un supermercado. Consumiendo local ayudas a crear economía en tu entorno más cercano y relaciones duraderas a largo plazo cuando compras con total confianza. Esperar a las frutas de temporada es esperar al sabor y a toda la nutrición, es esperar el ciclo natural de los árboles que nos regalan su fruto en su tiempo.

El cuidado del agua lo hacemos desde casa

Nosotros tratamos el agua que bebemos y partimos de agua de pozo. Tenemos filtros para potabilizar el agua, lámpara ultravioleta y realizamos exámenes del estado del agua. Para consumirla la destilamos y luego, la hidrogenamos.

Hidrogenador de agua Premium GW disponible en Ecovidasolar y las botellas de vidrio violeta atrás

Ese es el proceso de tratamiento de agua que tenemos en casa. No todo el mundo necesita pasar por esos tratamientos. A veces, con un buen filtro de agua tenemos suficiente garantía y confianza para beber un agua saludable. Partir de este tipo de agua, el de pozo, nos ha hecho ser muy exigentes con las diferentes soluciones que tenemos en nuestra tienda y con los materiales de fabricación, por ese motivo, no todos los tratamientos de agua que existen pueden estar en Ecovidasolar.

Apuesto siempre por envases reutilizables que de verdad voy a usar

Siempre llevo agua saludable desde casa y evito por todos los medios comprar agua embotellada por muchas razones (el agua embotellada se acidifica y genera un residuo plástico). Para eso cuento con varias botellas de agua reutilizables y también termos que me dan la vida cuando viajo o salgo fuera. En mi mochila siempre llevo el agua para todos.

Botellas de tritan, de vdrio violeta, garrafas de vidrio de murano azul, botellas con filtro integrado, Jarras… en el showroom de Sevilla.

En mi anterior post sobre Las meriendas más nutritivas y fáciles para llevar al cole os comentaba que cada niño en su cole está generando unos 30 kg al año de basura por curso. Me parece tremendo cuando existen alternativas sostenibles. Si multiplicas 8 millones de niños que van al cole en España por 30 kg… ¡Cuánta basura! Hay alternativas como las bolsas de algodón orgánico, vejibags, portalimentos como las bolsas stasher y botellas de tritán.

Lucía con su merienda : bizcocho casero y almendras

Y a la compra voy con mis tuppers al vacío, mis bolsas de algodón y las vejibags. Cada domingo hago mi propio Batchcooking que también almaceno en los envases al vacío para que me aguante la comida toda la semana y así gano tiempo para hacer otras cosas. En este post hablaba de los portacomidas también como soporte para llevar y almacenar alimento de forma sana y sostenible.

Nuestra regla: E-P-L

Desde principio de año a Fede se le ocurrió aplicar nuestra regla E-P-L que todos en casa cumplimos cuando compramos comida o cualquier cosa. Éstas 3 reglas nos están ayudando mucho no sólo para comer mejor, también para ser más sostenibles y que nuestra basura no se llene de tanto envoltorio plástico de un solo uso que suele acompañar a la comida, sobre todo a la procesada (y a la no tan procesada). Un producto que entra en casa debe cumplir al menos 1 de las 3 reglas siguientes:

Ecológico
0% Plástico
Local

Esta regla me «obliga» en cierta medida a ser más exigente para buscar los mejores precios a la mejor calidad posible y que si la sigues comprobarás como haciendo la compra en un supermercado, tu comida puede salirte mucho más caro que comprando en las tiendas de tu barrio.
Al final lo que pagamos de más es el envase en el que viene esa comida.

Cuando empecé a cumpliar esas 3 reglas E-P-L no hay más remedio que aplicarse a la hora de comprar.
Te aseguro que con estas reglas hemos conseguido dejar de comprar esa comida tan cómoda que «se mete en nuestra cesta de la compra» casi de forma mágica,
ese tipo de comida que está lista para comer nada más abrir su envase y que «nos solucionan muchísimo».
Pero que resulta ser una solución más cara y menos saludable.

Cocinar a cero emisiones

Es una pasada. Aún me sorprende que sea posible esto de cocinar con el sol.
Este verano hice varias veces pan de masa madre en el horno solar. Un horno solar es para toda la vida y el sabores diferente. Los sabores, sobre todo de las verduras, se intensifican muchísimo. Cocinar a cero emisiones es posible con un buen horno solar.

Horno solar con dos hogazas de pan de espelta de masa madre

Si quieres la receta y saber cómo lo hice te dejo el post aquí: Receta de pan de espelta bio con masa madre en horno solar.

Durante los últimos 10 años he estado aplicando estos y más cambios a mi vida con el fin de que mi familia viva de una manera más acorde a valores sostenibles y saludables. Si te animas a seguir aunque sea solo 1 déjame saber y escribe tu comentario. O por el contrario, si ya llevas tiempo aplicando algún cambio te pido, por favor, que lo compartas con nosotros para explicar a otros cómo lo haces dejando un comentario.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad