Qué es el cobre, cómo reaccionan los alimentos y por qué no deberías utilizarlo en tu cocina

Sara Espinosa
Sara Espinosa | Líder en Ecovidasolar
16/02/2021 | Actualizado: 16/02/2021 16/02/2021
5 | 2 2 valoraciones
81
Qué es el cobre, cómo reaccionan los alimentos y por qué no deberías utilizarlo en tu cocina
Compartir:

«Somos lo que comemos».

Estoy segura de que has oído esta frase en más de una ocasión.

Ahí no solo entra la comida, ya que los materiales donde la conservamos y preparamos también pueden mezclarse con nuestro cuerpo.

Es verdad que cada vez más gente es consciente de los peligros de componentes como el plástico.

Pero hay otros que tampoco están exentos de polémica, entre ellos, el cobre.

Hay muchos falsos mitos en torno a él. Por este motivo, en el artículo de hoy te voy a explicar qué es el cobre, cómo interfiere con los alimentos y cuáles son las mejores alternativas para que tu salud no se resienta.

Prepárate para tomar nota, que empezamos. ? Cara Guiñando El Ojo Emoji

¿Qué es el cobre y cuáles son sus características? 

El cobre es uno de los metales estrella desde la prehistoria.

Es el primer metal que el ser humano utilizó porque es duro, resistente y fácil de manejar cuando está caliente.

¿Su característica principal?

Es un magnífico conductor del calor y la electricidad. De hecho, es el metal que mejor conduce la electricidad después de la plata. Por eso se utiliza para recubrir los cables y en algunos instrumentos de cocina.

También es bastante higiénico, ya que las bacterias y los hongos no son capaces de sobrevivir en materiales de bronce.

Eso sí, los utensilios de cobre suelen tener un precio bastante elevado por el alto coste de las materias primas.

¿Cómo reacciona el cobre con otras sustancias? 

Hasta ahora se han hecho pocos estudios sobre el uso de ollas de cobre.

Sin embargo, los que se han realizado coinciden en que la transmisión de partículas pesadas a los alimentos que tomamos podría ser excesiva.

No es de extrañar si tenemos en cuenta lo fácilmente que reacciona este metal al calor: las migraciones de sustancias entre el cobre y los alimentos empiezan a producirse a temperatura ambiente.

Además de reaccionar al calor, también lo hace a los ácidos y al oxígeno.

¿Esto qué significa?

1. Que debes lavar a mano tus utensilios de cobre si no quieres que aparezcan manchas imposibles de eliminar. No puedes usar lavavajillas.

2. Que los alimentos ácidos son especialmente susceptibles de contaminarse al contacto con ollas y otros utensilios del mismo material.

3. Que reacciona al contacto con el agua y el aire porque tiene oxígeno generando un residuo óxido llamado pátina que es la capa de sales de cobre que se genera sobre la superficie de este material. El cobre tiene mucho mantenimiento, se oxida de forma natural en contacto con el oxígeno. El ejemplo más claro y visible de óxido de cobre es ver una capa verdosa (además de pátina, también es llamada cardenillo ) que resulta tóxica para nuestro organismo. En función del tipo de sales de cobre que se formen, esta pátina puede ser estable o inestable llegando a ser bastante tóxica para nuestro organismo

¿Y cómo lo sabemos?

Gracias a experimentos como este:

Al calentar agua sola en una olla de cobre y agua con ácido acético en otra, se observa que la migración de partículas de cobre al líquido es mucho mayor en el segundo caso.

Puedes hacer la prueba con algo más pequeño y con vinagre que solemos tener más a mano, una misma moneda de cobre con óxido visible a simple vista al ponerlo en contacto con vinagre migrará partículas y todo el óxido a este elemento ácido que es el vinagre quedando la moneda completamente limpia.

Enfermedades y problemas asociados al cobre

Entre otras sustancias, nuestro organismo necesita cobre para funcionar bien y lo obtiene de forma natural a través de alimentos que consumimos a diario, como las legumbres, las nueces o incluso el agua potable.

De hecho, tener un bajo nivel de cobre en sangre puede provocar cansancio o anemia. 

Por eso es tan importante llevar una alimentación equilibrada y cocinar con los materiales adecuados.

Al igual que la falta de cobre, el exceso también puede provocar problemas de salud.

Como decíamos antes, la migración de partículas aumenta cuando el recipiente se calienta. Así que ingerimos más cantidad de cobre de la necesaria si usamos ollas de este material de forma recurrente.

¿Y esto qué consecuencias tiene?

  • Disminuye la superóxido dismutasa en nuestro organismo, la principal enzima antioxidante. Es decir, la sustancia que se encarga de protegernos de algunos problemas que vienen con el envejecimiento y de mejorar el funcionamiento del sistema inmune.
  • Aumenta el colesterol «malo» (colesterol de lipoproteínas de baja intensidad) y pueden aparecer problemas derivados, por ejemplo enfermedades cardiovasculares.

La cosa no acaba aquí.

Como la mayoría de metales, el cobre se oxida. 

Entonces se crea una capa de óxido que es tóxica para nuestro cuerpo y puede dar lugar a un déficit de zinc. 

Alternativas al uso del cobre

Debido a los peligros de migración de partículas, es preferible tener otros materiales en nuestra cocina.

Es cierto que hay utensilios de cobre revestidos de otros componentes para evitar el contacto directo entre los alimentos y este metal.

No obstante, tampoco deberíamos utilizarlos a menudo. Esta capa protectora puede desgastarse debido al uso, provocando que nuestros alimentos entren en contacto con el cobre y las partículas que desprende.

En su lugar, las ollas de acero inoxidables funcionan divinamente. No transmiten información a nuestros alimentos y son compatibles con todo tipo de cocinas.

«Pero, Sara, ¿qué hago si ya tengo menaje de cobre?»

Si los utensilios que usas están hechos con este material, tienes la opción de guardarlos y utilizarlos de forma puntual.

Poco a poco te puedes hacer con alternativas completamente inocuas que también van de lujo porque no rayan las ollas ni las sartenes.

Y si te ha entrado el gusanillo de renovar tu cocina por completo, puedes llevarlos a reciclar.

El cobre es un metal totalmente reciclable y no pierde ninguna de sus propiedades al ser reutilizado, por lo que cuidas de tu salud y también del medio ambiente.

Estos son algunos de nuestros utensilios de cocina de silicona.

Otros usos: cobre coloidal

Más arriba te comentaba que el cobre es necesario de forma natural para nuestro cuerpo.

Por eso, cuando nuestros niveles están bajos, hay que regularlos para encontrarnos bien.

Y no, el remedio no es ponerse a cocinar a diestro y siniestro en ollas de cobre.

Para eso tenemos el cobre coloidal.

Se trata de una disolución de cobre en agua bidestilada que sirve como complemento para compensar un bajo nivel en sangre.

Es importante tener los niveles de cobre en su punto porque sus funciones son esenciales: formación de células rojas, producción de nuestro RNA, correcto funcionamiento de las enzimas, color de piel y cabello, generación de colágeno y otras funciones del sistema nervioso.

Hace tiempo, Fede y yo decidimos probar a hacer cobre coloidal en casa con generadores de coloides.

Los electrodos que tenemos en Ecovidasolar van genial para profesionales y particulares que quieren fabricar plata, oro, cobre y zinc coloidal de forma segura.

En 2018 nos animamos a escribir nuestro primer libro digital sobre este tema, el Manual práctico de la plata coloidal, ya que hacemos uso de ella cuando la necesitamos y quizás te sirva de introducción.

¿Alguna vez has hecho cobre coloidal? Si tienes dudas sobre el cobre en la cocina, puedes dejarlas en comentarios, como siempre.

2 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad
Maria Pilar
2021-02-17 17:18:00

Hola Sara! Yo tengo un rascalenguas de cobre. Debo dejar de usarlo?

wolfgang
2021-02-17 22:44:46

veo que pone 10.41pm cuando ya son las 11.41pm- eso debido a la hora canaria, de greenwich o del verano ?

Respondiendo a wolfgang
Sara Espinosa
2021-03-16 09:43:10

Hola Juan, estamos en la península. El horario que tenemos ahora es el de invierno, hora peninsular. Un saludo fuerte.