Cómo empezar un estilo de vida más saludable: todo lo que necesitas saber

Sara Espinosa
Sara Espinosa | Líder en Ecovidasolar
30/03/2020 | Actualizado: 04/09/2020 30/03/2020
0 | 0 0 valoraciones
38
Cómo empezar un estilo de vida más saludable: todo lo que necesitas saber
Compartir:

Son muchas las personas que nos llaman, algo preocupadas, para preguntarnos cómo pueden empezar a llevar una vida más saludable.

En la mayoría de los casos, acaban de recibir una noticia que las ha puesto en alerta por su salud, ya sea una enfermedad, una alergia o intolerancia o sensibilidad, o problemas con su sistema inmune.

Quizá tú eres una de ellas. Quizá no.

No importa.

He querido escribir este artículo para que cualquiera que quiera empezar a llevar un estilo de vida más saludable lo tenga todo a mano, ordenado con claridad y en un solo lugar.

El sistema de salud español hace lo que puede, pero si sientes —y quieres— cuidar mejor de ti, y buscas ayuda, este artículo es para ti.

Para qué sirve llevar un estilo de vida saludable

Antes de entrar en materia, necesito que sepas algo.

Llevar una vida saludable es importante, pero no quiero que te quedes con este concepto porque esté de moda ahora, o porque te lo haya dicho un especialista, y ya está.

Quiero que sepas realmente para qué sirve llevar un estilo de vida saludable, y qué efectos tiene que lo consigas.

Te cuento las 3 razones que más nos inspiran en casa.

Lucía disfrutando de su energía y salud a tope en el Parque de María Luisa en Sevilla.

Previene enfermedades

La calidad del agua potable, el tratamiento al que se someten algunos alimentos antes de consumirlos, los materiales utilizados en el menaje de tu cocina o el simple aire que respiramos no son todo lo sanos o seguros que nos gustaría.

Es fácil encontrar metales pesados, sedimentos y cal disueltos en el agua, conservantes y estabilizantes en las etiquetas (que, de naturales, no tienen nada), o sustancias tóxicas que el cuerpo no está preparado para metabolizar, digerir o asimilar.

Y si nuestro organismo recibe sustancias externas que le agreden, las enfermedades —ya sean alergias o intolerancias, dolencias crónicas, migrañas, o de carácter terminal— tienen el terreno abonado para aparecer.

Nuestro cuerpo manifiesta una enfermedad cuando está sufriendo una «agresión», pero es fácil que nos envíe avisos previos cuando algo no va bien.

Escuchar estos avisos puede ayudar a que encontremos una solución factible, simplemente cambiando algunos hábitos, como respirar más aire limpio, llevar una alimentación más sana y revisar a qué sustancias tóxicas nos exponemos sin saberlo.

Aporta bienestar físico y mental

Los niveles de dopamina y oxitocina (las llamadas «hormonas de la felicidad») se elevan cuando tenemos al cuerpo contento.

La sensación de bienestar equivale a tranquilidad, armonía y a la simple ausencia de dolor o de molestias.

Nos sentimos mejor con una alimentación con gran cantidad de frutas, verduras y legumbres porque conseguimos los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar de forma óptima, tanto a nivel renal como a nivel digestivo o circulatorio.

Y, cuando el cuerpo funciona de forma óptima, la mente piensa y rinde mejor: es de cajón, ¿no te parece?

¿Acaso no te cunde más el trabajo y el tiempo cuando te sientes feliz?

Cuidar tu cuerpo es cuidar tu mente. Porque al final, cultivar tu bienestar físico y  mental es cuidar de ti.

Y, junto al ejercicio físico regular, es una de las mejores recetas que puedes cocinar para tu salud.

Aumenta la felicidad y la salud

Esta pareja va de la mano, en consonancia con los dos puntos anteriores.

Si previenes enfermedades, alimentas bien a tu cuerpo y ayudas a tu mente a rendir mejor, crearás armonía en ti y un buen fuerte biológico para defenderte.

La depresión, por ejemplo, se relaciona también con los hábitos de vida, y está demostrado que el ejercicio físico mejora el estado de ánimo y el rendimiento cognitivo en general.

Cómo iniciar un estilo de vida más saludable

Para cambiar tus hábitos y poner cada cosa en su sitio sin que te cueste la vida, nosotros tenemos una guía básica para empezar.

Ejemplos de ello, además de alimentarte mejor, son el agua con la que te duchas, la que bebes y usas para cocinar, los utensilios de la cocina y la calidad del aire que respiras.

Te cuento cómo empezar a cultivar hábitos más saludables. Toma nota.

Revisa cómo es el agua que consumes

Como comentaba en este artículo sobre cómo filtrar el agua del grifo en casa, un dato increíble es que la piel absorbe más cloro del agua que cuando la tomamos.

Para solucionarlo —y, además, ahorrar agua—, puedes poner un ecocabezal en tu ducha y filtro para el baño.

Sin embargo, el cloro solo es uno de los componentes del agua potable más conocidos, pero no el más preocupante.

Filtro de ducha con carbón activo y KDF. También tenemos instalada la manguera Flexi Clean y el Eco-cabezal Vortex.

Nuestro organismo ni procesa ni metaboliza los metales pesados como el plomo, el cobre o el mercurio —presentes en cañerías antiguas, por ejemplo—, y se acumulan en los tejidos y órganos, que no están preparados para eso.

El agua embotellada tampoco es una solución, porque sigue siendo agua analizada de lluvia en una botella y, encima, suma plástico al planeta.

Aparte de los filtros de agua —ideales, como mínimo, para empezar y darte cuenta de lo que NO bebes— puedes mejorar la calidad del agua a través de la destilación.

La destilación evapora y decanta los sedimentos y sustancias nocivas que lleva el agua del grifo para que tomes agua con cero residuos.

Para obtener agua pura, la destiladora de agua es la aliada más potente que puedes encontrar en el mercado.

Nuestra destiladora de agua Megahome que tenemos desde hace 4 años. Herramienta que usamos para hacer coloides y como parte del tratamiento que le hacemos al agua que consumimos.

También encuentras otros procesos como la hidrogenación, que añade hidrógeno a la composición natural del agua para neutralizar radicales libres, asociados al envejecimiento y al origen del 90% de las enfermedades. La hidrogenación del agua es la guinda del pastel.

Hidrogenadora de agua, disponible en Ecovidasolar y vaso lleno de agua hidrogenada (a simple vista se puede ver el hidrógeno pero la foto no sé si llegó captarlo bien).

Y si quieres almacenar tu agua tratada armonizando y activando sus tecnologías vivas cuidando los propios recipientes, la vitalización del agua te interesará.

Vitalizacion del agua - Ecovidasolar
Lucía sosteniendo nuestra jarra vitalizadora a medio llenar. También usamos el Emo Esencial para mantener el agua armonizada.

Repasa los utensilios que pueblan tu cocina

Los utensilios de cocina (sartenes, ollas, utensilios que entran en contacto con la comida) están hechos de materiales que pueden resultar perjudiciales, como el aluminio revestido, o el PFOA, que es el antiadherente utilizado con el teflón hasta 2020.

Los materiales más tóxicos que puedes encontrar en tu menaje son el plástico, el cobre y el aluminio, que contaminan los alimentos con cada elaboración que realizas.

Pero ojo: no te agobies con todo.

Para empezar, te recomiendo que revises lo que tienes en casa y hagas un listado de lo que te sirve y lo que no.

Puedes guiarte por este artículo, donde analizamos cada material tóxico.

También es interesante saber que los materiales más seguros para tus utensilios de cocina son, por ejemplo, el vidrio de borosilicato, el acero inoxidable quirúrgico con titanio 316Ti o la silicona platino.

En este artículo te lo contamos todo sobre los utensilios de cocina más seguros, y también te hablamos de la mejor madera que puedes utilizar en la cocina.

¿Qué pasa con los plásticos para conservar los alimentos?

Fede escribió este artículo para explicarte cómo unos son más tóxicos que otros, y qué alternativas tienes para ir poco a poco eliminándolos de tu cocina y de tu vida.

Pásale un ojo y ajusta lo que te contamos a lo que necesitas para tu día a día.

Empieza poco a poco; recuerda que el primer paso es empezar. ?

Organiza y planifica una alimentación sana y equilibrada

En Ecovidasolar defendemos a ultranza la cocina en casa, ya sea con batch cooking (que te recomiendo 100% si no puedes cocinar todos los días) y todo lo relacionado con preparar tus alimentos de forma artesanal, como con el pan de masa madre o las leches vegetales caseras.

Leche vegetal casera - Ecovidasolar
Esta es nuestra Miomat. Nos prepara a golpecito de botón todo tipo de leche vegetal casera, batidos, sopas y cremas calientes, porridge…

Lo hacemos porque apostamos por cuidar lo que comemos de forma consciente. Es decir: esfuérzate en saber lo que comes, lo que bebes y lo que ingieres para tu cuerpo.

Recuerda que el conocimiento es poder.

Los batidos caseros, los zumos prensados en frío o los alimentos deshidratados y germinados son también buenas opciones para obtener los nutrientes que ayudan al organismo a defenderse y a que todo funcione con consistencia.

Zumo de apio con zanahoria, limón y manzana prensado en frío con nuestro equipo Kuvings en casa.

Por ejemplo, los zumos prensados en frío mantienen las propiedades de la clorofila y /o fitonutrientes, imprescindibles para la recuperación en enfermedades y como hábito de una alimentación saludable.

Y me puedes preguntar: «Sara, pero ¿cuál es la diferencia entre un batido y un zumo?»

La verdad es que son preparaciones distintas que se asimilan en nuestro organismo de forma diferente, y no es mejor una que la otra.

En este artículo te explicamos en qué se diferencian, cómo se obtienen y cuáles son sus beneficios.

Pon atención al aire que respiras

El aire que respiras también importa.

Tus pulmones están ahí para reportar oxígeno a tu sangre y expulsar el dióxido de carbono que tu cuerpo ya no necesita.

Cada vez que inspiras aire, el aire que entra en ti llega a tu organismo.

El cuerpo es sabio, y la naturaleza nos dota de mecanismos propios para filtrarlo en la propia respiración, desde que el aire entra por la nariz hasta que nos quedamos con lo que necesitamos.

Sin embargo, la contaminación del aire, sobre todo en los núcleos urbanos, pesa más de lo que parece.

¿Respiras suficiente aire puro? ¿O, por lo menos, limpio?

Uno de nuestros purificadores. Tenemos uno en nuestro dormitorio y otro en el cuarto de Lucía que usamos también cuando estamos en el salón.

Hazte la pregunta ya no solamente para fuera de casa, sino también para dentro, que es donde pasamos una buena parte del tiempo y donde el aire está más contaminado, incluso, que fuera.

Conclusión

Alimentación sana, agua pura, aire limpio, y utensilios de cocina sin tóxicos, ellos son tus mejores aliados para iniciarte en un estilo de vida más saludable.

No te agobies si no puedes hacer el tránsito de un día para otro.

Recuerda que para cambiar tu vida no necesitas grandes cambios, sino empezar por el primer paso y, poco a poco, seguir a tu ritmo.

Tu cuerpo te lo agradecerá.

P.D.: Siempre estoy atenta a los comentarios para escucharte, así que escríbeme con lo que necesites y te ayudaré encantada.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad