Sara Espinosa

Sara Espinosa

Líder en Ecovidasolar
Experto

Mamá de Lucía y compañera de vida de Federico. 

Ella es de La Isla de León (La Isla conocida como "La Isla de Camarón", Cádiz).

Es diplomada en Empresariales y diplomada en Turismo. Titulada como Experta en Par Biomagnético.

Le encanta aprender cosas prácticas que le hagan su vida y la de "los suyos" más saludable y sostenible.

Un plan perfecto para Sara es ir a un concierto de (buena) música en directo.

Pensó que estudiar Turismo la llevaría a conocer todos los rincones del planeta y a dar la vuelta al mundo pero pronto se dio cuenta que lo suyo era "echar raíces"

Se pone feliz recordando que durante su infancia y adolescencia ha disfrutado de mucha libertad empezando por los juegos callejeros hasta las tantas y rodeada siempre de  naturaleza.

Adoraba el patio de la casa de sus abuelos Antonia y Antonio.

El patio de mi abuela es particular

Recuerda perfectamente los escalones, las tinas recogiendo agua de lluvia para la lavadora, los arriates de aromáticas con hierbabuena para el puchero, la radio sonando con coplas de carnaval, las lagartijas, las azucenas y paredes blancas de cal, las uvas de la parra o los gorriones que cuidaba Antonio a base de pan migado y que luego echaban a volar.

Otro lugar favorito donde disfrutó muchos veranos de "juegos callejeros" interminables hasta las tantas fue en un camping situado en el gran pinar de El Puerto de Santa María.

Ahora viene lo de echar raíces

Antes de tener la preciosa huerta biodinámica que tienen en Sevilla, ellos empezaron a cultivar en su piso de estudiantes de Jerez.

Empezaron con las plantas aromáticas, con tomates, pimientos, cebollas, lechugas...

Poquito a poco, fueron ampliando, probando con unas semillas y con otras…

Las raíces de los cultivos se desarrollaban de lo lindo en las macetas que tenían a la vista desde la terraza.

Sin dudas, fue en Jerez donde Sara y Fede cosecharon sus primeros frutos.

Después de terminar la universidad Sara empezó a estudiar unas oposiciones. Aquello parecía tener un final perfecto: trabajo fijo y piso en vistas de crear una bonita familia.

Después de bastantes años juntos el mejor fruto que cosecharon en Jerez fue su hija Lucía.

En el último mes de embarazo decide abandonar las oposiciones y junto con Fede deciden dejar la ciudad para mudarse a vivir al campo y educar a Lucía en una vida más natural, sostenible y en coherencia con sus valores.

De la ciudad al campo

En el último mes de embarazo se mudan al campo rompiendo con todo.

Eso supuso dejar a un lado la comodidad de vivir en una ciudad y con toda la incertidumbre de no tener trabajo continuo.

Todos los comienzos son siempre duros pero especialmente cuando no hay agua potable y se depende del sol para tener agua caliente.

Una vez instalados ponen en marcha algunos diseños de permacultura para la huerta biodinámica, la recuperación de agua de lluvia y la gestión de reciclaje de las aguas grises.

Estaba claro que lo importante es generar en menor impacto posible en el medio.

Le apasiona todo lo relacionado con un estilo de vida eco-sostenible, por ese motivo le da mucha importancia al compostaje y al cultivo de los propios alimentos siempre que sea posible.

Le encanta cocinar con el sol y aprender cosas nuevas. 

<<Siempre he pensado que cambiar el mundo con pequeñas acciones es posible>>

Se considera a sí misma una mujer que le pone pasión a todo lo que hace.

Sea cual sea nuestra circunstancia Sara siempre encuentra un camino, una salida, una ventana o una puerta para hacer posible lo que nos proponemos.

Es de las personas que piensan que dentro del nivel de cada uno de nosotros está nuestro compromiso real de cambio o de mejora.

Es una mujer de ideales que no se no conforma con hacer las cosas de cualquier manera. Una mujer que considera que todos podemos conseguir hacer las cosas de manera diferente cuidando de los nuestros, llenos de salud y con herramientas que nos ayudan a simplificar la vida.