Filtrar por (8 productos)

Comprar Cazo

Mostrando 8 productos

Mostrando 1-8 de 8 artículo(s)
7 opiniones verificadas en Cazo 5/5
rating

Más información sobre Cazo

El cazo: ese maravilloso utensilio de cocina

Un buen cazo de cocina es un aliado que te sirve para un roto y para un descosido.

Y si es saludable y está libre de teflón, de PFOA y protegido de materiales tóxicos que pueden migrar a los alimentos que consumís en casa… pues ya lo tiene todo.

Ahora bien.

A la hora de elegir un cazo con mango (o varios) deberías considerar ciertos factores, porque hay distintos tipos de cazos según los productos que utilices y el nivel de cocina que tengas.

Veamos.

Tipos de cazos apañados

En nuestra casa hemos probado (y tenemos en catálogo) 3 materiales que cumplen nuestra regla básica de estar libres de tóxicos para cocinar con total confianza.

Y se adaptan a cada situación.

Aquí van los tipos de cazos molones que tenemos en Ecovidasolar.

#1 Los cazos antiadherentes SKK

Un cazo interesante si no dominas la adherencia sin revestimiento es el de la marca suizo alemana SKK. Lo tienes en versión inducción y en versión vitrocerámica.

Su limpieza es fácil y trae una tapadera de cristal con válvula para que salga el vapor.

#2 Los cazos de acero inoxidable (y su precio)

Estos son nuestros favoritos.

Un cazo de acero inoxidable (sin níquel, en este caso) evita que, al calentarse, se transmita información o se produzca migración a los alimentos al ser un material inocuo.

No tienen una antiadherencia natural, pero, una vez que aprendes a crearla tú, sirven para inducción, vitrocerámica y gas, no pesan casi nada y resultan muy manejables.

Además, el precio de los cazos de acero inoxidable no suele ser tan elevado como se piensa.

Un top como utensilio de cocina, vamos.

#3 Cazos de vidrio vitrocerámico

La última opción que te traemos es el vidrio vitrocerámico.

Un cazo pequeño (o grande, vamos) de vidrio vitrocerámico es ideal para personas expertas en la cocina porque no es antiadherente de forma natural y porque el vidrio es un material más delicado. 

Sin embargo, va genial para mantener los sabores propios de los alimentos y no transmitir absolutamente nada desde el cazo.

También sirve para utilizar en el horno, y, con un adaptador de inducción, en tu cocina de inducción.

Pero a ver: ¿para qué sirven los cazos?

Pues muy fácil: para calentar cualquier cosa en cualquier momento.

Una sopa calentita, una crema de verduras que te sobró, o cualquier otra preparación que no necesite una olla grande.

Las sobras o las raciones pequeñas son, en definitiva, un gran uso que renta el precio de los cazos en condiciones, saludables y libres de tóxicos.

Un cazo también sirve para hervir leche, o para aplicar un baño maría.

La elección de cuál es para ti ya depende de los tipos de cazos que te gusten más.

Comprar cazo práctico, manejable y saludable

Aquí tienes los cazos de acero inoxidable sin níquel

Aquí puedes ver los cazos antiadherentes de aluminio con revestimientos

Y aquí, los cazos de vidrio vitrocerámico

Redacción Sara Espinosa Actualización: 25/08/2021 Revisión Sara Espinosa Experto

Lo más buscado de Cazo